Compartir

27 agosto 2016

Satisfecho o Insatisfecho

Cierto hombre pudiente, disconforme con la casa donde vivía, decidió ponerla en venta. Para ello se dirigió a una oficina de compra-venta de propiedades, y allí describió detalladamente las características de su vivienda.

El empleado que lo atendió tomo debida nota de todo lo que el hombre le fue dictando. Y luego, para estar seguro de que había entendido bien, le leyó pausadamente todo lo que había anotado.

Cuando el empleado termino su lectura, el hombre quedo mudo de asombro, y luego dijo: “¿Tendría la bondad de leérmelo de nuevo?” Y cuando el empleado termino su segunda lectura, el ambicioso cliente exclamo: “¡Pero como poder! Si toda mi vida estuve deseando una casa así, y no me di cuenta de que ya la tenía, hasta que usted me acaba de describirla. ¡Basta la casa no se vende!”

Cuantas veces, aun sin llegar a semejante extremo, el hombre moderno puede sentirse insatisfecho con lo que tiene. Y en su afán por tener algo mejor, no goza con lo que ya posee. O lo que es más ridículo y común, mientras codiciamos algún bien del prójimo, ese mismo prójimo está codiciando lo que nosotros poseemos. ¡Ciega ambición humana, que mata la felicidad de tantos corazones!

Filipenses 4,11-13 “No lo digo movido por la necesidad, pues he aprendido a contentarme con lo que tengo. Sé andar escaso y sobrado. Estoy avezado a todo y en todo: a la saciedad y al hambre; a la abundancia y a la privación. Todo lo puedo en Aquel que me conforta”

Cómo hacemos sentir a las personas

El 14 de octubre de 1998, en un vuelo trasatlántico de la línea aérea British Airways tuvo lugar un incidente ejemplarizador.

A una dama le tocó sentarse en el avión al lado de un hombre de raza negra.

La mujer pidió a la azafata que la cambiara de sitio, porque no podía sentarse al lado de una persona tan desagradable.

La azafata argumentó que el vuelo estaba muy lleno, pero que iría a revisar la primera clase para ver si encontraba algún lugar libre. Todos los demás pasajeros observaron la escena con disgusto, no sólo por el hecho en sí, sino por la posibilidad de que hubiera un sitio para la mujer en primera clase.

 La señora se sentía feliz y hasta triunfadora porque la iban a quitar de ese sitio y ya no estaría cerca de aquella persona.

Minutos más tarde regresó la azafata y le informó a la señora:

- Discúlpeme señora, pero efectivamente todo el vuelo está lleno… Afortunadamente encontré un lugar vacío en primera clase. Sin embargo, para poder hacer este tipo de cambios le tuve que pedir autorización al capitán. Él me indicó que no se podía obligar a nadie a viajar al lado de una persona tan desagradable.

La señora con cara de triunfo, intentó salir de su asiento, pero la azafata en ese momento le dice al hombre de raza negra:

- ¿Señor, sería usted tan amable de acompañarme a su nuevo asiento?.
Todos los pasajeros del avión se pararon y ovacionaron la acción de la azafata. Ese año, la azafata y el capitán fueron premiados y desde ese momento en todas las oficinas de British Airways se lee el siguiente
mensaje:
“Las personas pueden olvidar lo que les dijiste, las personas pueden olvidar lo que les hiciste, pero nunca olvidarán como los hiciste sentir”.

Un minuto con Dios

Testigo es el que testifica, el que testimonia, el que da fe de algo o de alguien; ser testigo es afirmar la veracidad y la rectitud de algo o de alguien, es exponer y comprometer la propia palabra y la propia vida por defender a esa persona o a esa posición.

Todos debemos ser testigos de la verdad y del bien; en todas partes debemos dar testimonio de la verdad y del bien, defenderlos aun a costa de nuestra personalidad, debemos comprometer nuestra rectitud y toda nuestra vida; eso será ser testigo.

Siendo testigos, estaremos dispuestos a sacar siempre la cara por la verdad y por el bien; aunque ello suponga para nosotros ciertas incomodidades, la pérdida de ciertas posiciones o conveniencias, ya que por encima de todo eso, que es nuestro, debemos’ ubicar la bondad y la verdad.

Debemos pues, ser testigos de la verdad y del bien, pero como Cristo ha dicho que El es la Verdad y el Bien, debemos ser testigos de Cristo; y eso con todas las consecuencias que antes hemos mencionado.

“Recibiréis la fuerza del Espíritu Santo, que vendrá sobre vosotros y seréis mis testigos en Jerusalén, en toda Judea y Samaría y hasta los confines de la tierra” (Hechos, 1, 8).

No puede haber ningún lugar donde el discípulo de Cristo no se sienta “testigo del Señor”, con su voz y con su vida, con su palabra y su testimonio.

26 agosto 2016

El Niño Y Su Cometa (Papalote)

Un día, al pasar por una calle, ví a un niño fuera de su casa. La imagen frente a mi, me provocó mucha gracia: el niño tenía un papalote en su mano, pero no había aire en lo absoluto. No había forma que el papalote pudiese volar. Pero al estar burlándome de la situación, pude entender a lo que Jesús se refirió al decir que debemos ser como niños para entrar al reino de los cielos (Mt 18:3).

Y es que, ciertamente, en esa imagen vi claramente la fe de un niño, a pesar de no haber aire, el niño confiaba plenamente en que su papalote volaría. ¡Con razón Jesús dijo "al que cree todo le es posible"! (Mr 9:23). Y precisamente así es como debemos ser los hijos de Dios, confiados en Él, ya que Él es quien hace las cosas. Aun cuando no veamos la salida al problema o el aire que necesita nuestro papalote, debemos de confiar totalmente en Él.

Posiblemente no veamos la respuesta en este momento, seamos pacientes. Esperemos a que llegue el tiempo en que Dios soplará el aire que necesitamos. Nunca olvidemos que Dios hace todo en el mejor momento, y en esa espera está probando nuestra fe.

Paradoja moderna

Tenemos edificios más altos… pero menos calma.

Autopistas más amplias… pero nuestros puntos de vista son más estrechos.

Gastamos más… pero tenemos menos.

Compramos más… pero lo disfrutamos menos.

Tenemos casas más grandes… y familias más pequeñas.

Más comodidades… pero menos tiempo.

Tenemos más grados académicos… pero menos sensatez.

Más conocimiento… pero menos juicio.

Más expertos… pero más problemas.

Más medicina… pero menos bienestar.

Bebemos demasiado, fumamos demasiado,
gastamos imprudentemente demasiado,
reímos demasiado poco, manejamos demasiado rápido,
nos enojamos rápidamente, nos detenemos demasiado tarde
(el daño ya está hecho), nos levantamos cansados,
raramente leemos (espero que esto sí), vemos demasiada
televisión, “navegamos” mucho en Internet y raramente rezamos.

Hemos multiplicado nuestras posesiones…
pero reducido nuestros valores y principios.

Hablamos demasiado, amamos demasiado raramente
y caemos demasiado frecuentemente.

Hemos aprendido cómo hacer una vida… pero no a vivir
Hemos agregado años a la vida… no vida a los años.

Hemos encontrado la forma de ir a la luna y regresar…
pero tenemos problemas para cruzar la calle
y conocer al nuevo vecino.

Hemos conquistado espacio exterior… pero no nuestro
espacio interior (ser dueños de nosotros mismos)

Hemos hecho cosas más grandes… pero no cosas mejores.

Hemos limpiado el aire… pero contaminado el alma.

Hemos partido el átomo… pero no nuestro prejuicio.

Escribimos más… pero aprendemos menos.

Planificamos más… pero logramos menos.

Hemos aprendido a acelerar el paso… pero no a esperar.

Tenemos ingresos mas altos. … pero moral más inferior.

Más alimento… pero menos templanza.

Más reconocimiento… pero menos amigos.

Más esfuerzo… pero menos éxito.

Construimos más computadoras para retener más información,
para producir más copias que siempre…
pero tenemos menos comunicación.

Hemos logrado mucho en cantidad… pero poco en calidad.
Estos son los tiempos de comida rápida… y digestión lenta.

De hombres altos… y carácter corto.

Ganancias acumuladas… y relaciones efímeras.

Estos son los tiempos de paz mundial… pero guerra en el hogar.
Más ocio… y menos diversión.

Más tipos de alimentos… pero menos nutrición.
Estos son días en que ambos esposos trabajan y ganan dinero…
pero hay más divorcios.

De casas más fantásticas… pero hogares rotos.

Estos son días de viajes rápidos, pañales desechables,
moralidad desechable, estancias de una noche, cuerpos
con sobrepeso, y píldoras que hacen cualquier cosa
desde alegrar hasta tranquilizar o matar.

Es un tiempo donde hay mucho en el aparador
y nada en la bodega de mercancías.

Tenemos más templos… pero vamos menos a misa.

Tenemos más Biblias… pero no la leemos.

Tenemos más grupos apostólicos… pero no participamos en ellos.

Leemos o escuchamos sobre cómo orar… pero no hablamos mucho
Sobre valores… y no los practicamos.

Prometemos mucho… pero cumplimos poco.

Tenemos más cosas… y desperdiciamos muchas.

¿No será tiempo de cambiar al menos nosotros mismos y vivir
lo que pensamos, en vez de pensar lo que vivimos?
Pbro. Ernesto Ma. Caro.

Un minuto con Dios

Nos resulta difícil admitir a los otros tal como ellos son; siempre tratamos de corregirlos, de hacerlos como somos nosotros.

Pero, ¿con qué derecho pretendemos anular su personalidad, hacerlos de distinta forma de como los hizo Dios?

Por otra parte, si nosotros pretendemos cambiarlos, para que sean como nosotros, es porque subconscientemente estamos convencidos de que nosotros somos como hay que ser, que nuestra forma de ser es la mejor de todas; por eso quisiéramos que los demás fueran como nosotros.

Y tener ese convencimiento es evidentemente un orgullo desmedido.

Cada uno tiene su personalidad y todos debemos respetar la personalidad de los demás; reconocer que ellos tienen derecho a ser distintos de nosotros y a pensar que la forma de ser de ellos es mejor que la nuestra.

En conclusión: hay que aceptar a los demás tal como son y sin pretender cambiarlos a nuestro gusto.

“Vosotros sois mis testigos y mis siervos, a quienes elegí, para que se me conozca y se me crea por mi mismo y se entienda que Yo soy” (Is, 43, 10)

Sublime la misión que Dios te ha confiado: ser su testigo y ser su pregonero: ser su apóstol.

25 agosto 2016

El Gran Culto Interdenominacional

Era un año desconocido, en un pueblo desconocido, en una iglesia desconocida y con miembros desconocidos. Es más, toda similitud a personajes o sucesos reales, no es mera coincidencia, al contrario, está completamente premeditado.

Todo estaba listo para el gran culto Interdenominacional a realizarse en aquel pintoresco pueblecito.
Por primera vez se habían reunido diferentes congregaciones de distintas denominaciones, para celebrar juntos un gran culto de avivamiento.

El pastor organizador se comía las uñas y tomaba una tras otra taza de café por el nerviosismo de cómo resultaría la campaña.
Los músicos todavía no llegaban y ya los primeros visitantes cruzaban la entrada. ¡Llamen a los músicos!, Gritaba esquizofrénicamente el pastor organizador, mientras iban llegando las personas.
Uno podía notar el ambiente tan denso que no había espacios para miradas de espiritualidad.

Los primeros en llegar fueron los bautistas, todos muy silenciosos y discretos. Según los hermanos pentecostales, uno puede notar a más de 20 metros de distancia la presencia de un bautista, pues comienza bajar la temperatura, además eran los únicos que lucían sus gigantescas Biblias de estudio con detector infrarrojo de herejías, para saber si lo que el predicador iba a decir era bíblico o no.
Es más, por ahí se dice en círculos más carismáticos, que según la Biblia, los bautistas serán los primeros en resucitar, pues como dice el Apóstol Pablo: “Los MUERTOS resucitarán primero, luego nosotros…”
Por otro lado aparecieron los hermanos pentecostales con sus guitarras, panderos, acordeones, mandolinas y agregados.
Según los bautistas, uno también puede reconocerlos a larga distancia, pues son los únicos que a pesar de haber 40 grados a la sombra, llevan corbata y abrigo. ¡Así quién no siente el FUEGO del Espíritu!

De pronto se encontraron frente a frente un pastor pentecostal y un pastor bautista, el pentecostal le dijo sarcásticamente: -Hola hermano, cuéntame ¿cómo estuvo el funeral… perdón, el Culto en tu iglesia este domingo?
A lo que el pastor bautista contestó: -Bien hermano, pero mejor dígame como estuvo la Feria…perdón, el Culto en su iglesia.

Gracias a Dios comenzaron a llegar los asambleístas, los centros bíblicos, los cuadrangulares, la alianza cristiana misionera entraron y otros, pero prefirieron sentarse en la columna del medio, pues no se sintieron muy identificados ni con los bautistas, ni con los pentecostales.

Lamentablemente los anglicanos mandaron excusas de no poder asistir, pues no se sentían predestinados por Dios para estar en el evento.

Después llegaron los hermanos de la iglesia celular y prefirieron sentarse separados de todos y en grupitos de a 12 con cada líder de célula respectivamente.
En fin, ya estaban todos, bautistas, pentecostales, asambleístas, cuadrangulares, anabaptistas, centros bíblicos, la alianza, las iglesias celulares, mega iglesias y sectas varias. Además de un sin fin de congregaciones que comienzan cuando un hombre tiene un sueño y al otro día le dice a su esposa que Dios lo llamó como predicador y pastor y a la semana ya prepara un púlpito en su casita, con cajones de tomates y cubiertos con una cortina como mantel y con 8 miembros que en realidad son toda la familia de él, incluyendo al pretendiente de la hija y ¡ya son iglesia, como por arte de magia!

Ya todos están sentados y se miran fijamente.
Algunos tenían la tentación de tratar a los otros como primos en la fe, pero más de algún joven “dientes de sable”, andaba buscando enterrar sus lasciviosos dientes en la vida de alguna jovencita.
Esos hermanitos que en vez de predicar las “Buenas nuevas, andan predicándole a las nuevas buenas”.
No faltó aquel entendido en “guerra espiritual”, que se acercaba a alguna doncella 90-60-90 de otra congregación y le pisaba los pies con su talla 44. Obviamente la joven no entendía lo que estaba pasando, pues el muchacho estaba realizando un acto profético, ¡Porque está escrito, que todo lo que pisare la planta de mis pies será mío!
Pobrecita niña, a su dedo gordo le llegaron a salir tumores de tantos “actos proféticos”.

Por fin llegaron los músicos y en un dos por tres tenían todo armado. El director de alabanzas daba los últimos retoques con el micrófono, pero no lo hacía como todos aquellos que repiten esas fracesitas: ¡Aló, si, probando, un, dos, tres, si, si ,si, claro! Sino que este director de alabanzas probaba los micrófonos muy espiritualmente… ¡aló, si, probando, gloria a Dios, gloria a Dios, Apocalipsis!

Estaba todo listo para comenzar el culto. Como cada domingo, los micrófonos estaban hediondos, los decibeles de los instrumentos estaban aptos para destrozar los tímpanos, las transparencias estaban borrosas, el director de alabanza detrás de un telón echándose desodorante en barra. En fin, todo marchaba más o menos normal.

Comenzaron las alabanzas, y el ministro no se había percatado del gran problema, pues no podía dejar conforme a todos los hermanos. O daba tres glorias a Dios, para los hermanos pentecostales, o abría la Biblia cada 2 minutos, para los bautistas, o recitaba el credo apostólico para los luteranos o cantaba alabanzas con coreografía de guerra espiritual para los celulares.

La situación se ponía cada vez mas tensa, pues el predicador no llegaba y el pastor anfitrión le pedía al ministro de alabanza que rellenara con más canciones “Cosa que nunca pasa en nuestras iglesias”.
Entonces el ministro sacó su última carta bajo la manga y cantó las alabanzas que estaban de moda, como:

La alabanza del hermano enfermo: “ Hossanna”
La alabanza del hermano no vidente: “ayúdame a mirar con tus ojos”
La alabanza del hermano preso: “Con mi Dios yo saltaré los muros”
La alabanza del chupacabra: “Eran 100 ovejas”
La alabanza del supositorio: Entra en mi vida
La alabanza del que no tiene plata para el taxi: “Caminando voy para Canaán”
La alabanza del despertador: Levántate Señor
Y la alabanza del Viagra: Padre Abraham tuvo muchos hijos

El predicador no llegaba, entonces pidieron a algunos pastores invitados que se presentaran, pero todo iba de mal en peor, pues casi todos hacían gala de que en sus congregaciones estaban mejor que en las otras. Algunos decían.
¡Venga con nosotros y sálvese mejor!
Incluso uno de ellos comenzó a gritar desaforadamente… ¡el Señor es buenooooooo, él está aquiiiiiiiiiii, alábaleeeeeeeeeee!!!!!!!!!
Era de una congregación que se llamaba, parece ¡Impacto de Jesús!, o mejor dicho ¡Infarto de Jesús! pues o te conviertes del susto o te da un infarto.
Según el pastor que gritaba, la Biblia dice que Jesús gritaba así y hacerlo era más Bíblico… no se en que Biblia saldrá eso, debe ser alguna Biblia versión del Mariachi.
Por fin llegó el predicador y cualquiera que hubiese estado en aquel lugar, se hubiese imaginado a algún príncipe del púlpito, algún señor que haya viajado por todo el mundo, que viniera de alguna gira por Miami y sus predicaciones semanalmente llegaran a los 5 continentes, con la mirada penetrante de Clean Eastwood, la valentía de Bruce Willys, la simpatía de Fido Dido y la nobleza del Chapulín Colorado.
De esos que se paran en el púlpito y comienzan a decir puras herejías, pero que suenan bonito, como:
Buenas noches hermanos, estoy aquí, para predicar una palabra profética a tu corazón, repite conmigo, “corazón”.
Dios me trajo desde lejos con mensaje, repite conmigo, “mensaje”.
Pero antes, dile al hermano que está a tu lado “Paralanguitipirimirícuaro”.

Abran sus Biblias en el libro del apóstol JUANES.

Voy a predicar 2 minutos y después voy a ministrar 1 hora

“El mensaje de esta noche se concentra en David, ¿ustedes saben quién era David?, bueno, David, como todos saben fue quién mató al gigante Chubaka en la batalla de Armagedón… y ¿Ustedes saben lo que dijo David, cuando mató al gigante?...
¡Qué buena onda!

No, gracias a Dios no vino un predicador así, al contrario, era nada más ni nada menos que un jovencito, si. Un jovencito que no pasaba los 18 años de edad, flacuchento, cabezón, ojeroso, sietemesino, que almorzaba en el colegio con cuchara prestada. Si, un don nadie, que se deslizó sigilosamente por el pasillo hasta llegar al púlpito. Muchos de los que lo vieron pensaron que si algunos en el mundo al parecer llegan tarde a la repartición de rostro, definitivamente este joven ni siquiera llegó, era tan feo que el doctor que lo trajo al mundo, en vez de decir -“Fue Hombrecito”- o – “Fue mujercita”- dijo -“Fue Horrible”-, es más, cuando nació, el doctor se asustó tanto que gritó y lo tiró al cielo diciendo: -¡Si vuela… es murciélago! - Y voló.

Pero ahí estaba, aquel joven, que tomando su Biblia, aquella gran Biblia estampada con las sandalias del apóstol Pablo y autografiada por Martín Lucero, miró a todo el auditorio y musitando solo dos frases, pero lo suficientemente letales como para dejar a todos en la más completa vergüenza, dijo: - “la imagen es nada, la Fe es todo… obedece a la Fe”-

Que increíble, pues eso es justamente lo que ocurría en aquel pueblecito. Todas las iglesias luchaban por ser las más reconocidas, las más grandes, las más poderosas, pero pocas se daban el tiempo para mirar más allá de sus 4 paredes y ver la necesidad del mundo.

Todas estas iglesias levantaban sus manos para adorar a Dios a la hora de las alabanzas, desconociendo que a esa misma hora había muchos en las calles que levantaban sus manos para pedir una migaja de comida.

Todas estas iglesias luchaban entre sí para llenar sus templos con la gente del mundo, pero ninguna estaba dispuesta a llenar el mundo con la gente de sus templos.

Es más, lo curioso, es que esta gran campaña de avivamiento, para la gente del pueblo no pasaba a ser más que un simple encuentro de religiosos a “puertas cerradas”. Incluso, había un dicho entre los habitantes de este pueblo que identificaba muy bien el compromiso que tenían estas iglesias con las necesidades del mundo y decía así: “No pierdas tiempo buscando a los cristianos en las calles, pues ellos viven en las nubes”.

Y mientras el mundo agoniza, nos damos el lujo de seguir dividiéndonos, seguir descalificándonos, ya sea por como “este” adora al Señor, por como hacen sus cultos los “tales”, por si tienen amplificación o no “aquellos” o porque no cuentan los “otros” con “El mapa escatológico del chapulín colorado”.

Como dijo Agustín de Hipona: -En lo esencial tengamos unidad, en lo secundario libertad, pero en todo prime el amor-

Eso nos dice que es posible ser Uno y a la vez ser varios, eso nos dice que la unidad no es uniformidad, al contrario, la multiforme gracia de Dios se revela a través de su Iglesia, con tantos matices, tantos colores, tantas voces, pero un solo Mensaje y este es.

El amor de Dios al mundo y su deseo de salvación tiene un nombre: Jesús.Por Ulises Oyarzun

Las cuatro estaciones

Había una vez un hombre que tenía cuatro hijos.

El honbre buscaba que ellos aprendieran a no juzgar las cosas tan rápidamente; entonces los envió a cada uno por turnos a visitar un peral que estaba a una gran distancia.

El primer hijo fue en el invierno, el segundo en la primavera, el tercero en el verano y el hijo más joven en el otoño.

Cuando todos ellos habían ido y regresado; su padre los llamó, y juntos les pidió que describieran lo que habían visto.

El primer hijo mencionó que el árbol era horrible, doblado y retorcido.

El segundo dijo que no, que estaba cubierto con brotes verdes y lleno de promesas.

El tercer hijo no estuvo de acuerdo, dijo que estaba cargado de flores, que tenia aroma muy dulce y se veía muy hermoso, era la cosa más llena de gracia que jamás había visto.

El último de los hijos no estuvo de acuerdo con ninguno de ellos, y dijo que el peral estaba maduro y marchitándose de tanto fruto, lleno de vida y satisfacción.

Entonces el hombre les explicó a sus hijos que todos tenían razón, porque ellos solo habían visto una de las estaciones de la vida del árbol.

Les dijo a todos que no deben de juzgar a un árbol, o a una persona, solo por ver una de sus temporadas, y que la esencia de lo que son, el placer, regocijo y amor que viene con la vida puede ser solo medida al final, cuando todas las estaciones ya han pasado.

Si tú te das por vencido en el invierno, habrás perdido la promesa de la primavera, la belleza del verano, y la satisfacción del otoño.

No dejes que el dolor de una estación destruya la dicha del resto.

No juzgues la vida solo por una estación difícil.

Aguanta con valor las dificultades y las malas rachas, porque luego disfrutarás de los buenos tiempos.
Sólo el que persevera encuentra un mañana mejor. .

Un minuto con Dios

Fíjate cuánta prudencia hay en estos consejos de un hombre de edad para los que quieren que su vida sea desdichada: no tienen más, que hacer lo que sigue y pronto lo conseguirán.

Habla siempre de ti mismo y critica siempre a los demás.

Trata que la palabra Yo no se caiga apenas de tus labios.

Presta bien tu atención a lo que los demás dicen de ti.

Espera ser apreciado y haz lo que puedas para serlo.

Busca siempre divertirte y pasarla lo mejor posible.

Elude tus deberes siempre que puedas, siempre que para cumplirlos debas hacer algún sacrificio; busca siempre el camino más fácil.

Haz lo menos que puedas en favor de los demás.

Amate a ti mismo en grado superlativo, olvidándote de los otros; sé egoísta y no mires si los demás pueden sufrir por tus actitudes.

Haz todo esto y te doy mi palabra de que muy pronto tu vida será hondamente infeliz y desdichada.

Receta infalible y garantizada.

“Revestios todos de humildad en vuestras mutuas relaciones, pues Dios resiste a los soberbios y da su gracia a los humildes. Humillaos, pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que llegada la ocasión os ensalce; confiadle todas vuestras preocupaciones, pues El cuida de vosotros” (I Pe, 5, 5-7).

24 agosto 2016

Un equipo ganador

“No vivan ya según los criterios del tiempo presente; al contrario, cambien su manera de pensar para que así cambie su manera de vivir y lleguen a conocer la voluntad de Dios, es decir, lo que es bueno, lo que es grato, lo que es perfecto” (Romanos 12,2)

- “Vamos a la iglesia” era la invitación que un día hizo Benigno a don Flojerindo.
Ante esta invitación este responde negativamente diciendo “tengo que descansar”. 
El día siguiente don Benigno acude nuevamente a casa de Flojerindo, y pregunta ¿Que hace compadre?
-descansando responde Flojerindo
Don Benigno otra vez pregunta ¿No piensa trabajar?
Bostezando responde: “No sabe lo bien que me encuentro así”,
-Si sigue con esa actitud, jamás va a triunfar en la vida termina diciendo Benigno.
Flojerindo con gesto de conformidad responde: si ustede dice que así nunca voy a triunfar, ¡Yo me conformo con un empate!...

En el juego de la vida, todos los días se nos presentan estas opciones: derrota o triunfo, perder o ganar. 
Nosotros no tenemos que ser derrotados, no somos perdedores, No tenemos que ser conformistas, estamos llamados a ser triunfadores, tenemos que salir victoriosos, y eso lo vamos a lograr con un cambio de actitud, el apóstol Pablo nos enseña que el triunfo y la victoria lo lograremos “cambiando nuestra manera de pensar, para que así cambie nuestra manera de vivir” (Rm 12,2)
 
En este día formatee su mente, borre esos pensamientos negativos, quite de su memoria esos recuerdos frustrantes de derrotas pasadas, hoy tiene una nueva oportunidad, hoy comienza un nuevo juego, en este día usted puede triunfar, hoy puede ser un ganador, hoy puede ser un campeón. Este día enterremos al hombre perdedor, sepultemos a la mujer derrotada, hoy tiene que nacer un hombre ganador, tiene que nacer una mujer triunfadora, no nos conformemos con los segundos lugares, la historia no recuerda a los segundos, la historia recuerda solo a los ganadores. 
En que tenemos que ganar, nuestra lucha es con el pecado, o mejor dicho con los pecados por que hoy por hoy estos se multiplican, como ejemplos podemos decir que: 
-hay que ganarle al odio, con el amor,
-hay que vencer al orgullo con la humildad,
- derrotar la guerra, con la paz.
-la pureza y castidad tienen que vencer al adulterio, a la fornicación, al desenfreno sexual,
-La valentía tiene que vencer a la pereza, etc. etc. 
No diga que no puede, no piense en la derrota, ni siquiera piense en el empate, usted tiene ser un ganador. El Espíritu Santo nos ha dado, un espíritu de campeones, porque somos “una raza elegida, un reino de sacerdotes, una nación consagrada, un pueblo que Dios hizo suyo para proclamar sus maravillas pues el nos ha llamado de las tinieblas a su luz admirable, Ustedes antes no eran su pueblo, pero ahora son pueblo de Dios, no habían alcanzado su misericordia, mas ahora les ha sido conseguido su misericordia (1ra Pedro 2,9-10) 
A Partir de este día nuestra meta tiene que ser ganar, por mi mente o por nuestra mente solo tendrán que pasar pensamientos de triunfo, de nuestros labios deberán fluir palabras: “Si Cristo gano, yo también ganare”,
-Nuestra frase tiene que ser: “Si el venció yo también venceré”
Si Cristo triunfo nosotros también triunfaremos“Si Cristo resucito nosotros también resucitaremos”

En este tiempo, el Señor está buscando personas que quieran ser campeones, el está buscando discípulos triunfadores, Cristo está formando un equipo de ganadores.
¿Quiénes quieren ser ganadores? ¿Habrá alguien que quiera unirse al equipo del Campeón?

Oración: Aquí estamos Señor, emocionados por conocer la victoria de Cristo, Motivados por el triunfo de la Vida sobre la muerte, Entusiasmados por el triunfo del bien sobre el mal, En este dia nosotros declaramos y confesamos que hemos perdidos muchos partidos, en el juego de la vida, hemos sido derrotados muchas pero muchas veces, pero esta noche emocionados, motivados y contagiados por la victoria de Cristo, queremos unirnos al equipo ganador, nos entregamos en cuerpo alma y espíritu al que venció el juego mas importante de la vida, nos unimos al Resucitado, recibimos el triunfo de Cristo como incentivo y desafío para ser campeones de la Vida, Campeones de la Esperanza, Campeones de la Fe y campeones del amor… ¡Aleluya! Cristo gano, Cristo venció, nosotros también venceremos, Cristo Resucito, nosotros también resucitaremos. Amen

Un nuevo mundo

¿Por qué buscan entre los muertos al que vive? No está aquí. Resucito. Acuérdense de lo que él les dijo cuando todavía estaba en Galilea: “El Hijo del Hombre debe ser entregado en manos de los pecadores y ser crucificado y al tercer día resucitara” Ellas entonces recordaron las palabras de Jesús. (Lucas 24,5-8)

¿Donde están los restos de Cristóbal colon? Era el titulo de un artículo que investigaba este enigma histórico. Tanto Sevilla (España) como Santo Domingo creen tener los restos del gran navegante y descubridor de América. El cuerpo del navegante que murió a los 55 años, fue enterrado en una iglesia de Valladolid en 1506, Tres años después, sus restos se trasladaron a la cripta de un monasterio en Sevilla. Y en algún momento de 1544 su cuerpo fue enviado a Santo Domingo siguiendo los deseos del almirante. 
Estén en Sevilla o Santo Domingo, los cierto es que los restos del descubridor de America existen.
A lo largo de la historia grandes personajes, famosos historiadores, ilustres reyes y gobernantes han muerto, sus restos reposan en algún lugar de la tierra. Sin embargo los restos del personaje más importante de la historia de la humanidad, los restos de Jesucristo el Rey de Reyes, no están, su tumba está vacía, simplemente porque! RESUCITO!
¿Por qué buscan entre los muertos al que vive? No está aquí. Resucito (Lucas 24,5) son palabras actuales para iglesia del siglo XXI. 
Cuando nos sentimos agotados y derrotados estamos buscando la tumba de un Cristo muerto
En momentos de desesperación, cuando creemos que nuestros problemas no tienen solución, acudimos en busca de Cristo muerto.
En tiempos de duda, en momentos de incredulidad a la palabra de Dios acudimos en la búsqueda de un Cristo muerto.
En toda actitud negativa ante los acontecimientos actuales corremos a la tumba de un Cristo Muerto.
Queridos hermanos: ¿Por qué buscamos un Cristo muerto? ¿Por qué conformarnos con el Cristo del Viernes Santo? 
LA TUMBA ESTA VACIA, JESUCRISTO NO ESTA MUERTO EL VIVE, CRISTO HA RESUCITADO. ¡ALELUYA! 
Acuérdense de lo que él les dijo cuando todavía estaba en Galilea: “El Hijo del Hombre debe ser entregado en manos de los pecadores y ser crucificado y al tercer día resucitara” Ellas entonces recordaron las palabras de Jesús (Lucas 24,6-8)
Ante las dudas que nos lanzan los enemigos del alma, Ante las diferentes doctrinas que nos predican temas contrarios a nuestra fe cristiana, Tenemos que recordar las palabras de Jesús, tenemos que recordar el Triunfo de Cristo en la Cruz, Debemos experimentar en nuestra vida la Resurrección de Cristo.

Cristóbal Colon es denominado el “Descubridor de América”. El “descubridor de un nuevo mundo”. En este día quiero recordarles que Cristo también es el “Descubridor de un nuevo mundo” Jesucristo murió, descendió a los infiernos pero al tercer día ¡Resucito!, Cristo con su muerte en la cruz “descubrió un nuevo mundo” “el mundo de la vida eterna”. 
Jesucristo es el único que ha ido y ha vuelto de este nuevo mundo, para anunciarnos y contarnos que también nosotros tenemos pasajes y entrada a la vida eterna, Jesucristo nos ha dejado escrito: Yo soy la resurrección y la vida. El que cree en mí, aunque muera, vivirá. El que vive, el que cree en mí, no morirá para siempre ¿CREES ESTO? (Jn 11,25-26) Amen.

Un minuto con Dios

No busques el éxito menospreciando a los demás.

No digas nunca palabras hirientes; hieren a los demás, pero más te hieren a ti mismo; sales tú más perjudicado y te rebajas.

No seas jactancioso; tienes cualidades, pero también las tienen los otros; tienes cosas que ellos no poseen, pero ellos quizá te aventajen en muchas otras cosas.

No pongas la cara larga, como pidiendo un poco de compasión; sé más bien alegre y muéstrate sonriente; es más agradable y hasta más bonito.

Entierra el hacha, envaina la espada, esconde el martillo; nadie se ha elevado menospreciando a los demás.

Elévate tú, pero sin rebajar a nadie; reconoce los méritos de los demás, sin negar los tuyos y sin enorgullecerte por lo que Dios te dio; al fin y al cabo todo mérito es nada más que de Dios, que es la fuente de todo bien.

“Asi dice Yahvéh: No temas, que yo te he rescatado, te he llamado por tu nombre. Tú eres mío. Si pasas por las aguas, Yo estoy contigo. Si por los ríos, no te anegarán. Si andas por el fuego, no te quemarás, ni la llama prenderá en ti. Porque yo soy Jahvéh, tu Dios, el Santo de Israel, tu Salvador” (Is, 43, 1-3).

23 agosto 2016

El autoamor

En una reflexión personal resulta triste darse cuenta de la poca disponibilidad que tenemos cuando estamos enfocados en el ego.

Bien dicen que es imposible dar lo que no se tiene y es muy poco probable que podamos dar y recibir a manos llenas cuando nuestras carencias internas son tan hondas.

Uno abraza cuando se siente abrazado, comprende cuando se siente comprendido, escucha cuando se siente escuchado, ama cuando se siente amado, pero cuando esto no sucede, es muy difícil que podamos dar.
Pero, ¿por quién es que nos queremos sentir abrazados, escuchados y amados? Por nosotros mismos.
Desde muy pequeños aprendimos a recibir desde afuera: de nuestros padres, de nuestra familia y después de nuestros amigos y pareja, pero poco es que aprendimos a obtenerlo desde dentro, es decir, a partir de nosotros.

¿Qué sucede cuando lo que amamos deja de estar? Sentimos que se pierde la fuente de todo lo que emocionalmente nos alimenta, entonces nos sentimos vacíos y consecuentemente es imposible dar, pues quién puede ofrecer algo, si siente que no lo tiene.

La apatía y el egocentrismo tienen sus raíces en el poco amor que nos ofrecemos a sí mismos. Si no nos amamos estamos 100% indisponibles para el mundo, siempre estamos complicados en un enredo de confusión tratando de dilucidar quiénes somos.

Entonces nos sometemos a relaciones de codependencia donde no importa la condición, necesitamos una situación o una persona que aparentemente llene este vacío.

Nos volvemos egoístas para sólo ver por nuestra supervivencia, envidiamos lo de otros, nos aislamos en un rincón de victimización, y nos convertimos en monstruos devoradores de tiempo, energía, espacio, atención, reconocimiento, validación y miles de cosas más de los demás, en pequeñas o grandes escalas, con desconocidos en la calle reclamando atención, ordenando, demandando; o con los seres más cercanos pidiendo a diestra y siniestra que nos den y paralelamente estando por completo ausentes para ellos.

Por eso es que dejamos de cuidarnos unos a otros, de cuidar nuestra comunidad, de vivir en el amor. Pero debemos empezar por el principio: nosotros mismos. Amarnos sin ninguna condición para entonces poder amar de verdad.

Dile Adios A Jesús De Mi Parte

Cada mes el grupo de jóvenes de la iglesia River Road visitaban el asilo local de ancianos en Holcomb Manor, para hacer los servicios de la iglesia para la gente que se quedaba ahí. Daryl Jenkins, un joven del grupo de voluntarios exalchólico y reacio, no le gustaban los asilos de ancianos y había evitado los servicios. Pero por una epidemia de gripa, a Daryl se le pidió unirse a un grupo de agotados patrocinadores para ayudarles con el servicio del siguiente mes. Accedió mientras no tuviera que ser parte del programa.

El día del servicio, Daryl se sintió raro y fuera de lugar. Mientras el servicio tomaba lugar, Daryl se recargó en la pared de atrás, entre dos residentes que se encontraban en sillas de ruedas. En cuanto terminó el servicio y Daryl pensaba cómo tomar la salida más rápida, alguien lo tomó de la mano. Desconcertado, Daryl bajó la mirada y vio a un anciano en una silla de ruedas sosteniendo su mano fuertemente. Este hombre era muy anciano, frágil y obviamente muy solo. ¿Qué más podía hacer Daryl? También tomó la mano del anciano. Oliver Leak era su nombre, de 91 años, con el esqueleto doblado y chueco, su cara cubierta de arrugas profundas, su boca abierta casi todo el tiempo. La cara de Oliver no tenía expresión alguna y Daryl dudaba si este hombre podía ver y oir algo.

Conforme la gente se iba, Daryl se dió cuenta que no quería dejar a este anciano—lo habían dejado muchas veces durante su larga vida. Confundido por sus sentimientos, Daryl se inclinó hacia Oliver y le susurró, "lo…. Siento… este… me tengo que ir, pero regresaré, se lo prometo" Sin más advertencias el señor Leak respondió apretando la mano de Daryl y después lo soltó. Los ojos de Daryl se llenaron de lágrimas,y tomó sus cosas y comenzó a alejarse. Inexplicablemente, Daryl se escuchó a sí mismo decirle al anciano, "Lo amo". (¿De dónde salió eso? ¿Qué me pasa?).

Daryl regresó el siguiente mes.. y el que siguió. La rutina era la misma: Daryl se paraba en la parte de atrás, el señor Leak tomaba su mano y Daryl le decía que se tenía que ir, el señor Leak le apretaba la mano y Daryl le decía suavemente, "Lo amo señor Leak." (Se había aprendido su nombre claro está.) Pronto Daryl se encontró esperando impacientemente cada semana para ir a visitar a su viejo amigo.

En la sexta visita Daryl pudo observar que algo andaba mal. El señor Leak no estaba en el servicio. A Daryl no le preocupó primero porque frecuentemente le tomaba a las enfermeras mucho tiempo para traer a todos los que estaban en las sillas de ruedas. Pero conforme fue pasando el servicio, Daryl estaba alarmado. Fue con la jefa de enfermeras, "hm, perdone pero no veo al señor Leak aquí el día de hoy. ¿Está bien?" La enfermera le pidió a Daryl que la siguiera, lo guió al cuarto 27 donde Oliver estaba acostado con sus ojos cerrados y su respiración dispareja. A sus 40 años de edad Daryl no había visto a nadie morir, pero sabía que Oliver estaba cercano a la muerte. Lentamente se acercó al lado de su cama y tomó su mano. Oliver no respondía, y no tomó mucho tiempo para que las lágrimas de Daryl comenzaran a rodar. Nunca habían hablado, y Daryl sabía que no vería a Oliver vivo de nuevo. Quería decirle tantas cosas pero las palabras no le salían. Estuvieron juntos cerca de una hora cuando el director de jóvenes interrumpio a Daryl gentilmente para decirle que ya se tenían que ir.

Daryl se paró para irse y apretó la mano del señor Leak por última vez. "Lo siento Oliver, me tengo que ir, lo amo." Antes de reitrar su mano sintió el apretón. Las lágrimas ahora eran inagotables. Daryl caminó hacia la puerta tratando de recobrar la compostura.

Una mujer joven estaba parada en la puerta y Daryl casi se tropieza con ella. "lo siento," le dijo, "no la vi."

"Está bien, estaba esperandote," le dijo ella, "Soy la nieta de Oliver. Se está muriendo ¿sabes?"

"Si, lo sé."

"Te quería conocer," continúo ella, "cuando los doctores dijeron que él se estaba muriendo, vine inmediatamente. Eramos muy cercanos. Me dijeron que no podía hablar pero siempre me habló a mí. No mucho, pero sabía lo que él estaba diciendo. Anoche se despertó. Sus ojos estaban alertas y brillantes. Me miró a los ojos y me dijo, "Porfavor dile adiós a Jesús de mi parte." Yo le susurré, ´abuelo, no necesito decirle adiós a Jesús, estarás con El pronto, y le puedes decir hola´. El batalló para abrir de nuevo sus ojos, pero esta vez su cara resplandecía con una sonrisa traviesa que sólo me daba a mí, y me dijo tan claramente como te estoy hablando ahora a tí, ´yo sé, pero Jesús viene a verme cada mes, y probablemente no sepa que ya me fui. Cerró sus ojos y no ha vuelto a hablar desde entonces."

"Le dije a la enfermera lo que él había dicho y ella me dijo que tu venías cada mes, y tomabas su mano. Quería agradecerte por él, por mí y … bueno… jamás imaginé a Jesús pelón y medio gordito como lo eres tú, pero imagino que Jesús está muy contento de que lo hayan confundido contigo. Yo sé que Oliver lo está. Muchas gracias." Se acercó y le dio un beso a Daryl en la frente. Oliver Leak murió pacificamente la mañana siguiente.

Que Dios nos de más voluntarios como Daryl Jenkins.

Reimpreso con permiso del libro de Mike Yaconelli, Messy Spirituality: God´s Annoying Love for Imperfect People, (Espiritualidad Desordenada: El Fastidioso Amor de Dios por Gente Imperfecta)por Mike Yaconelli

Un minuto con Dios

Hay cosas difíciles que a diario se nos presentan.

No es fácil pedir disculpas cuando uno se ha equivocado.

Ni volver a comenzar cuando todo se ha venido abajo.

Ni admitir un error cuando se lo hacen ver.

No ser abnegado, ni ser considerado, ni persistir ante las dificultades, sobre todo cuando son muy persistentes.

No es fácil soportar el peso del éxito y de la prosperidad sin por ello vanagloriarse ni hincharse ante los demás.

Ni lo es el perdonar y olvidar las faltas de atención de los otros, sobre todo cuando se refieren a nosotros mismos.

Ni dominar nuestro mal carácter, sin descargar en los demás nuestra carga de agresividad cuando las cosas no salen según nuestros deseos.

Nada de esto es fácil: no es fácil, pero no es’ imposible conseguirlo; y no siempre tenemos que buscar el camino de lo más fácil, sino de lo que sea mejor.

“Dad gracias a Yahvéh, aclamad su Nombre, divulgad entre los pueblos sus hazañas, pregonad que es sublime su Nombre” (Is, 12, 4).

Es admirable lo que Dios hace con los suyos, cómo los purifica, los santifica, los eleva; déjate purificar y elevar por el Señor; ponte en sus manos con total confianza.

22 agosto 2016

Nadie

Nadie alcanza la meta con un solo intento, ni perfecciona la vida con una sola rectificación, ni alcanza altura con un solo vuelo.

Nadie camina la vida sin haber pisado en falso muchas veces.

Nadie recoge cosechas sin probar muchos sabores, enterrar muchas semillas y abonar mucha tierra.

Nadie mira la vida sin acobardarse en muchas ocasiones, ni se mete en el barco sin temerle a la tempestad, ni llega al puerto sin remar muchas veces.

Nadie siente el amor sin probar sus lágrimas, ni recoge rosas sin sentir sus espinas.

Nadie hace obras sin martillar sobre su edificio, ni cultiva amistad sin renunciar a si mismo.

Nadie llega a la otra orilla sin construir puentes para pasar.

Nadie puede juzgar sin conocer primero su propia debilidad.

Nadie consigue su ideal sin haber pensado muchas veces que perseguía un imposible.

Nadie reconoce la oportunidad hasta que ésta pasa por su lado y la deja ir.

Nadie debe vivir sin cambiar, ver cosas nuevas, experimentar otras sensaciones, y tener la capacidad de corregir sus errores.

Nadie tiene el derecho de consumir el amor o la amistad de las personas si uno mismo no la produce.

Nadie puede intercambiar un apretón de manos con el puño cerrado. .

Vivir como las Flores

Maestro, ¿qué debo hacer para no quedarme molesto? Algunas personas hablan demasiado, otras son ignorantes. Algunas son indiferentes. Siento odio por aquellas que son mentirosas y sufro con aquellas que calumnian.

- ¡Pues, vive como las flores!, advirtió el maestro.

- Y ¿cómo es vivir como las flores?, preguntó el discípulo.

- Pon atención a esas flores -continuó el maestro, señalando unos lirios que crecían en el jardín.

Ellas nacen en el estiércol, sin embargo son puras y perfumadas; extraen del abono maloliente todo aquello que les es útil y saludable, pero no permiten que lo agrio de la tierra manche la frescura de sus pétalos.

Es justo angustiarse con las propias culpas, pero no es sabio permitir que los vicios de los demás te incomoden.

Los defectos de ellos son de ellos y no tuyos; y si no son tuyos, no hay motivo para molestarse.
Ejercita pues, la virtud de rechazar todo el mal que viene desde afuera y perfuma la vida de los demás haciendo el bien.

Esto, es vivir como las flores. .

Un minutos con Dios

No pienses que todo tiene el mismo valor, ni que todo es igualmente aceptable.

Son más beneficiosas las personas que se esfuerzan por hacer mejor las cosas que aquellas que no hacen sino desaprobarlas.

Es siempre mucho mejor encender una luz que maldecir de las tinieblas; será más constructivo señalar lo que es correcto, más que detenerse en demostrar lo que es incorrecto.

El mundo necesita más personas que digan qué “puede hacerse” y menos que manifiesten su convencimiento de que es imposible hacerlo.

Pero no basta eso: es mejor la persona que inspira confianza los demás, y no la que echa un chorro de agua fria sobre los que han dado aunque no sea sino un paso en la dirección correcta.

Se necesitan más personas que se interesen en las cosas y “hagan algo para corregirlas”, y menos que se pongan a un lado, sin hacer más que descubrir los defectos.

“Vosotros sois mis testigos y mis siervos, a quienes elegí, para que se me conozca y se me crea por mí mismo y se entienda que Yo soy” (Is, 43, 10).

Sublime la misión que Dios te ha confiado: ser su testigo y ser su pregonero: ser su apóstol.

Quieres leer La Biblia ?..

Quieres leer La Biblia ?..
Clip en la Imagen

La Biblia para Niños

La Biblia para Niños
Clip en la Imagen

Peliculas Cristianas

Peliculas Cristianas
Clip en la Imagen

Enigmas

Enigmas
Clip en la Imagen

El Rosario en audio

El Rosario en audio
Click en la imagen

Videos de Jesus Adrian Romero

Videos de Jesus Adrian Romero
Clip en la Imagen

Videos artistas cristianos

Videos artistas cristianos
Click en la imagen

Un Mensaje a la conciencia

Un Mensaje a la conciencia
Para escuchar (Clip en la imagen)

Quien es Jesus ?

Quien es Jesus ?
Clip en la Imagen

La Biblia en audio

La Biblia en audio
Clip en la Imagen

Ganar con ExireCloud

Ganar con ExireCloud
Clip en la imagen

Palabras para el alma

Palabras para el alma
Click en la imagen